DISPONIBLES EN AMAZON

Monday, May 7, 2012

François Hollande gana presidencia de Francia, pero la masonería usará a cualquier candidato como marioneta para conseguir sus metas globales


Fuente:
eluniversal (punto) com/internacional/120507/hollande-triunfa-en-francia-y-abre-via-de-cambio-para-europa

Con una ventaja de 52 %, el socialista François Hollande se impuso frente a Sarkozy. Hollande es el segundo presidente socialista de la V República Francesa (fundada por el general Charles De Gaulle en 1958), después de François Mitterrand, jefe de Estado de 1981 a 1995.

El nuevo presidente se presenta como uno que viene a llevar al crecimiento económico, prosperidad, y a una nueva esperanza.

_______

Según la fuente:

intereconomia (punto) com/noticias-gaceta/internacional/los-primeros-sondeos-vaticinan-una-ajustada-victoria-hollande-20120422

Fecha 22 abril 2012:

"Elegir un presidente de la República no es una elección que afecta ... En
ultramar gana Hollande François Hollande, gana al presidente .... Por un lado el
enano sionista Zarkozy, por el otro el masón comunista Hollande."

______

Las anteriores noticias lo que demuestran es que sin importar quien gane la presidencia de los países, ya la masonería luciferina controla todos los bandos en la política, por lo que los presidentes electos, por más diferentes que parezcan en sus plataformas, vienen a ser meras marionetas e instrumentos de agendas secretas globales dictadas por elites respondiendo a los intereses privados de grupos poderosos. Sin embargo, la mayoría de la gente ni siquiera piensa en esto porque se enfocan en su fanatismo por ideologías individuales las cuales están muy lejos de la realidad política y su agenda mundial. La mayoría de la gente se niega a reconocer y a entender que estos presidente comprados por la alta elite se encuentran trabajando para un Nuevo Orden Mundial que dista mucho de sus plataformas propias o locales quedando los intereses de grupos privados por encima y aplastando el deseo de los pueblos.


Vea el tema:
Masonería, fascismo y satanismo