EBOOKS Y LIBROS TRADICIONALES A TU ALCANCE EN AMAZON - TODOS LOS EBOOKS SON GRATIS AL SUSCRIBIRTE A KINDLE UNLIMITED

Monday, January 19, 2015

“Gayolismo”: Cómo están cambiándote tus pensamientos más profundos (Por: Myrna Yolanda López-Peña, JD, MAP, MLL)

Fuente: iedhiosinc (punto) wordpress (punto) com/2014/08/08/gayolismo-como-estan-cambiandote-tus-pensamientos-mas-profundos-3/
Myrna Yolanda López-Peña, JD, MAP, MLL
Alguien dijo la frase: “palabras defectuosas, pensamientos defectuosos”… nada más cierto. En los últimos tiempos hemos sido bombardeados con palabras “reinterpretadas” confusamente, y otras que fueron creadas calculadamente, mas nacieron de pensamientos defectuosos; y, como tales, siguen corrompiendo el discurso público y privado.  Las pequeñas zorras de la agenda homosexual [1] que echan a perder la viña, no son las personas, sino las palabras que ya usted ha asimilado, y con ellas usted mismo hace prevalecer la agenda e ideología homosexual, sin proponérselo. 
“Gayolismo” Constructo Social
La “Técnica de Repetición Espaciada” [2] en la publicidad nos  explica este fenómeno en el mensaje; y cómo es que la ideología, el constructo social o el activismo homosexual, o sea el “gayolismo”, ha usado técnicas publicitarias, que emanan de la sicología,  para lograr que usted hable como ellos, y eventualmente, piense lo que ellos quieren que usted piense y se comporte como tal.  Si a una persona se le repite muchas veces la misma idea, la persona termina repitiéndola y creyéndose ese mensaje.  Adolfo  Hitler y su ministro de propaganda, Joseph Goebbels, decía a principios de los años treinta: Una mentira, repetida mil veces, se convierte en una verdad” [3].  Así lograron crear en la opinión del pueblo alemán y en otras naciones, una actitud de odio hacia los judíos.  Hasta que culminó en la tragedia del holocausto, con el consentimiento de las masas alemanas. Esta técnica se estudió en diversas universidades en los años ‘70, sobre todo en la Alemania del Este, con el objetivo de manipular el pensamiento de las masas.  Éste principio es utilizado en muchas campañas publicitarias y en las electorales [4], y en los últimos años por los activistas sexuales o “gayolas”, promotores de la ideología homosexual.
Los comunicadores y publicistas aseguran que tanto las personas con bajo nivel intelectual o sin convicciones firmes, como las personas más inteligentes son susceptibles a esas técnicas, porque son capaces de escuchar [5]. En el caso de las personas con firmes convicciones, es más complicado. Pero el mensaje termina calando[6], si la persona no está alerta a este juego inconsciente.
Hay departamentos universitarios completos especializados en este tipo de manipulación: tanto para detectarla y neutralizarla así también, como crearla y manipular la opinión pública.
La técnica de repetición espaciada, también se utilizó con éxito  en la década de los ‘60 en Estados Unidos de América.  Esta fue utilizada por algunos grupos de cultos secretos y activistas sexuales que filtraron la ideología “Do what thou wilt and no other shall say nay!” (Haz tu deseo y nadie podrá decir nada) mediante la música, afiches, camisetas, estrellas de Hollywood, etc. Esta ideología es el producto del dogma de la religión Thelema fundada por el renombrado satanista inglés, Aleister Crowley (1875-1947). El fundador y líder del movimiento homosexual en esa época en E. U. A., Harry Hay (1912-202), fue discípulo de Crowley. [7]
Pensemos, por nosotros mismos
¿Cuántas veces usted dice a diario las palabras: “matrimonio tradicional”, “matrimonio heterosexual”, “familia tradicional,” “pareja” en lugar de esposos, cónyuges o matrimonio; “heterosexual”, “género” en lugar de sexo; “orientación sexual”, “gay”, “matrimonio del mismo sexo”,” homofobia”, etc.?  Cada vez que usted las repite en sus expresiones habladas o escritas, usted no tan sólo las asimiló, sino que se convirtió en portavoz de la agenda homosexual sin darse cuenta. Por lo que usted va perdiendo terreno, en sus posiciones e ideologías de lucha contra el activismo sexual o “gayolismo”. ¿Cómo contrarrestar esto? Retome dominio sobre su lenguaje. Hay que RE-PENSAR lo que le HAN HECHO repetir:
Matrimonio- En lugar de matrimonio tradicional, use MATRIMONIO y punto. No use matrimonio heterosexual. Puede usar, cuando un hombre y una mujer contraen matrimonio; matrimonio mujer y hombre. La palabra matrimonio, se origina en la palabra matriz, es decir la posibilidad biológica de la mujer de procrear.  La mujer puede procrear con la célula que aporta el varón, quien pacta en cuidar a la posible madre, y viceversa, para  organizarse como familia; en esencia ese pacto es el matrimonio.
Los activistas sexuales o “gayolas” infiltraron la frase  “matrimonio tradicional” para introducir “matrimonio no-tradicional” y forzar, así, aparentes clasificaciones. Este elemento de crear clasificaciones les es esencial para imprimir en el derecho, una apariencia de discrimen. O sea, clasificaciones de personas en igual situación pero con diferente trato ante la ley. Lo peor, es que además, con dichas frases inducen a pensar que la relación entre  la mujer y el hombre, es una mera costumbre cosa del pasado y lo no tradicional, es lo “avanzado” lo moderno: “la homosexualidad”.
Recuerde, la homosexualidad no es nada novedoso, es tan antigua como la historia; una conducta que debilitó el poderío de la antigua Grecia; fue  practicada por algunas tribus primitivas llamados “berdache” y por pueblos de la antigüedad con cultos al sexo, etc. Tampoco use la frase “matrimonio del mismo sexo”- puede usar: par de personas homosexuales, relación homosexual, homosexuales en dúo, convivencia homosexual.
Pareja – La propaganda en los medios, le ha hecho repetir “pareja”, en lugar de esposos, cónyuges o matrimonio; con la intención de  suavizar una transición para igualar sus conductas homosexuales, a la relación entre un hombre y una mujer, y eventualmente eliminar el matrimonio como algo retrógrado.  Piense, lo ambiguo que es la palabra pareja, es cualquier cosa. Un par de medias, un par de conejos, un par de espejuelos, de gemelos, de novios, de relaciones extramaritales, concubinos solteros o adúlteros, un par de homosexuales, un par de jugadores, o de bailarines; a pesar de que en buen español, en el baile  al varón se le dice parejo.
Piense, la esposa no es cualquier cosa, o el esposo no es cualquiera cosa, y menos describirlo con una palabra  que lo feminiza, lo cual es la intención de los “gayolas”: feminizar al varón, y degradar la mujer. La palabra “couple” en E. U. A., tal parece que se popularizó mayormente en la época de la revolución sexual de  los “hippies”, promotores del amor libre, y ya hasta en algunas iglesias más conservadoras usan la palabra “couple” o “ pareja”.
“Orientación sexual” - término creado por el sexólogo-zoólogo americano Alfred Kinsey [8], para hacer creer que la homosexualidad y sus variantes son de origen biológico. ¿Cuál fue la raíz de su teoría? Contrató criminales pedófilos y padres incestuosos para abusar sexualmente a menores desde  dos meses de nacidos, so color “de investigaciones científicas”.
Kinsey, siendo un niño enfermizo y débil, fue abusado por otros estudiantes más grandes y fuertes.  Proyectó sus traumas personales en miles de niños inocentes, y se sigue propagando su odio hacia los menores, mediante esa teoría de origen antiético y criminal.  Debemos detener la plaga del Instituto Kinsey, que propone sexualizar a la niñez a temprana edad, y homosexualizarlos. Visite portal de CITIZENGO.org o Stop the Kinsey Institute org. y firme la carta a la O. N. U. para que cancelen el contrato que les otorgaron en abril 2014.  En vez de orientación, puede usar preferencia sexual  o conducta  homosexual y sus modalidades o variantes
“Género”- en  vez de  decir sexo.  Género es un término  muy ambiguo que lo impulsó el Dr. John Money [9] para describir malformaciones genitales, que nada tienen que ver con conducta homosexual. Su teoría propone que la biología no determina el sexo, sino los roles que la sociedad, la crianza y la educación enseñan. Promulga que la identidad sexual es un constructo social.  Para la teoría de Money, “género es sexo sin la parte carnal, sucia de los genitales y la reproducción”. Ningún científico objetivo y serio, se expresaría así del cuerpo y menos de la reproducción humana, esencial para la sobrevivencia de los seres humanos. ¿Por qué, esa aversión de Money? Según relata el escritor John Colapinto [10], Money fue un sicólogo muy inteligente, pero con un trauma emocional, ocurrido en su temprana niñez, con el carácter de su padre, quien murió cuando era muy pequeño. Este le confesó a Colapinto, que su madre y sus tías, hablaban despectivamente de  los varones, al extremo que él llegó a sentirse culpable por ser varón. Money vertió sus frustraciones, prescribiendo castraciones de pacientes, siendo pionero en tratamientos de cambios de sexo, en E. U. A. La teoría de Money es mortal. Llevó al suicidio a sus pacientes estrellas, los gemelos Reimer, a quienes les aplicó durante el desarrollo de su niñez, la teoría de género.  Es la misma teoría que hoy gobiernos han convertido en un experimento social con millones de niños en varios estados y países a través de la educación de perspectivas de género.
Heterosexual, homosexual, etc. - palabras creadas por  el activista sexual o “gayola”, Karl María Kertbeny, porque a él le parecía peyorativo: sodomitas o pederastas. Ya tampoco la palabra homosexual les gusta tanto. Ahora usan anglicismos “gay”, “queer”, o lesbiana, transexuales, transgénero, bisexual, “drag queen”, etc., abreviados en siglas, como si fuera una nomenclatura. Use “homosexual”. No use heterosexual.  Puede usar, hombre y mujer, o ambos sexos.                       
“Homofobia” - palabra creada por otro activista sexual o “gayola”, sicólogo americano, George Weinberg, Society and the Healthy Homosexual.  Para él, la conducta homosexual es sana, y los enfermizos son los que no aceptan tales conductas. Es una palabra semánticamente incorrecta, pero ha sido muy efectiva para crear burla “bulling” contra la disidencia del “gayolismo”. Es la misma técnica de propaganda, usada contra los judíos por Goebbels; esta vez para desarrollar una actitud virulenta  de odio o aversión contra todo oponente a las conductas homosexuales, y validar las próximas etapas de persecución, encarcelamiento y supresión de las libertades de los hombres y mujeres y sus hijos.
¡Pensemos, por  nosotros mismos! Vigila que no dirijan tu lenguaje, y manipulen tus pensamientos. Libérate y combate ese lenguaje.
 Notas:
 [1] López Peña, Myrna Y., Dios y yo somos mayoría, frente a las pequeñas zorras de la agenda homosexual (2011).
[2] Eureka Marketing.es, 9 de mayo 2011.
Otras fuentes: Reisman, J., Dr. Alfred Kinsey: Crimes and Consequences, 2ed. (2000), Money, John. Gays, straight and in between  (1988)
[3] Eureka, Id.
[4] Id.
[5] Id.
[6] Id.
[7] Schimmel, J.
[8] Se le conoce como el padre de la revolución sexual en E. U. A.  Kinsey era pedófilo-homosexual (1894 – 1956).
[9] Psicólogo y sexólogo de Nueva Zelanda (1921-2006).
[10] Colapinto, John.  As nature made him: The boy who was raised as a girl (2001).  Money era homosexual-pedófilo.
Agosto 2014  Todos los Derechos Reservados: Instituto Para el Estudio de los Derechos Humanos Inalienables y el Orden Social, Inc. Puerto Rico I. E. D. H. I. O. S.
Email: mylpgpr@gmail.com/iedhiosinc@gmail.com
*Presentado a  2do ENAJURE Encuentro Nacional de Abogados Evangélicos de Brasil – Direitos e Deveres Humanos Fundamentais, Cuiabá/MT Brasil
Tema relacionado: